Ejemplar
Impreso
Precio Unitario
$98.00 MXN
Cantidad
Subtotal
$98.00
Añadir a Carrito
100

El pasado imaginado Parte2

Año
2021
Periodo
DICIEMBRE
Precio
$98.00 MXN
El pasado imaginado Parte2


Presentación
En las siguientes páginas se observa el aporte de investigadores, viajeros y artistas, muchos de ellos extranjeros, otros mexicanos, que de una u otra manera fueron dejando su huella, ya fuera en el Centro, el Occidente, los Valles Centrales de Oaxaca, la costa del Golfo o la región maya, acerca de los monumentos y objetos que fueron motivo de su atención. Un aspecto relevante de todo esto radicó en la importancia que produjo en el extranjero un pasado que se presentaba ante la mirada de miles de personas que no sin asombro veían la obra de las distintas culturas de México. Como podemos apreciar, el siglo xix y los comienzos del xx fueron testigos de la revaloración de monumentos y hechos en los que los artistas fijaron especialmente su atención. Las obras del pasado llegaban al presente para ser, una vez más, testigos de la historia…
El triunfo independentista o en busca de un pasado glorioso
La Independencia va a dar paso a una serie de acontecimientos en los que el mundo antiguo es revalorado desde diversos puntos de vista, entre los que se encuentran los de índole política y cultural. Tras el triunfo insurgente surge la bandera con franjas diagonales en colores verde, blanco y rojo, con estrellas sobre cada uno de ellos. El México prehispánico sería reivindicado e inclusive se le convertiría en un “pasado glorioso” en el que lo mexica iba a predominar de manera significativa en detrimento de otros pueblos indígenas, entre los que se encontraban aquellos que habían sido sometido por Tenochtitlan. A partir de entonces se va a crear el mito de lo que he llamado el “edén perdido…”, es decir, engrandecer un pasado cambiando la realidad a través de un pueblo específico. Un acontecimiento a todas luces relevante fue la instauración del Museo Nacional Mexicano el 18 de marzo de 1825.

Se abren las puertas del pasado
Durante la etapa colonial estaba vedado el ingreso a la entonces Nueva España a estudiosos de otras naciones que tenían conflictos con España. Ahora se abren las puertas a diversos ciudadanos extranjeros que deseaban conocer y estudiar el pasado del país. Ya por curiosidad, por aventura o por estudio, o la combinación de todo esto, el caso es que podríamos plantear que la presencia de estos individuos va a producir un buen número de documentos, tanto en forma de libros como de dibujos, grabados, litografías, acuarelas y otros más. A mediados del siglo se va a incorporar la fotografía, aunque se continúan produciendo obras con las técnicas señaladas, que nunca son desplazadas, hasta el día de hoy, aun por los nuevos aportes técnicos. Los artistas tienen un papel preponderante y acompañan en estas misiones a quienes llevan a cabo tan importante labor. A partir de aquel momento aparecen varios personajes que van a aplicar en sus recorridos la fotografía, el dibujo y la pintura en sus estudios de arqueología. Veremos a los más destacados de ellos y los libros en los que se encuentran sus escritos y materiales fotográficos.

El segundo imperio
Maximiliano llega a México como emperador el 28 de mayo de 1864. Un año antes el ejército francés había ocupado la ciudad de México. Napoleón III crea la Comisión Científica, Literaria y Artística de México, de la cual forma parte el abate Charles Etienne Brasseur de Bourbourg, quien escribió varios libros sobre México. Otro personaje importante fue Désiré Charnay, cuyo nombre no aparece en la lista de miembros de la Comisión. Entre sus obras destacan: Álbum fotográfico mexicano y Cités et ruines américaines. En este apartado es necesario mencionar a Auguste Le Plongeon, quien llega a México en 1873 y pone atención en la región maya, donde visita Chichén Itzá, Uxmal y otros sitios.

El porfiriato (1877-1911)
Con el triunfo definitivo de Juárez sobre el imperio se van a dar avances significativos en diversos aspectos culturales. Mención obligada es el de la Escuela Nacional de Bellas Artes. En sus aulas se formaron muchos artistas, entre los que destaca el paisajista José María Velasco. Alcanzó grandes méritos y a él se deben pinturas al óleo como El baño de Nezahualcóyotl y el paisaje que muestra la Calle de los Muertos y la Pirámide del Sol. Fueron diversos los libros que se publicaron por entonces que contienen dibujos, grabados y fotografías de monumentos antiguos. Cabe destacar el coordinado por don Vicente Riva Palacio, México a través de los siglos, dividido en tres partes, la primera de las cuales trata sobre el México prehispánico. A lo largo de casi un siglo, primero las artes plásticas y después la fotografía –o ambas– fueron los medios de que se valieron artistas y estudiosos, tanto nacionales como extranjeros, para dejar las presencias del pasado para el futuro. De igual manera vimos cómo ese pasado servía para diversos fines tanto de investigación como para asuntos de diversa índole


OTROS NUMEROS QUE TE PUEDEN INTERESAR